Liderando bien Francia:
Para guiar bien a los esclavos hay que intimidarlos con leyes que los privan de sus libertades castigando a los infractores con multas impresionantes, también debe cargar a los esclavos con impuestos que les impidan tener suficiente riqueza y de poder para huir del opresor de Estado que eres, y dominar los medios de comunicación para hacerlos vivir con miedo a un enemigo más o menos imaginario y a un colapso futuro para hacerles olvidar quién los esclaviza realmente.
Por último, para que te amen, deja unos momentos y unos lugares de libertad haciéndoles entender que es gracias a ti y a tu amabilidad que a veces pueden saborear estos intensos y raros momentos de felicidad.
Así que en las próximas elecciones te votarán nuevo, viendo en ti al que les permitió saborear la libertad, olvidándose que también eres tú quien los tiene encadenados.